:: 11 de Diciembre de 2019

Entrevista a Adriano Rockland y Susana Mestre con motivo del Día Mundial de la Disfagia

397
0

Con motivo del Día Mundial de la Disfagia entrevistamos a Adriano Rockland y Susana Mestre para que nos hablen sobre este trastorno de la deglución. 

¿Qué es exactamente la disfagia orofaríngea? 

La disfagia orofaríngea es cualquier cambio en la función motora y / o sensorial de la deglución que compromete la preparación oral del bolo alimenticio y su transporte desde la boca hasta el esófago de manera segura y efectiva. Este compromiso puede ocurrir con saliva, líquidos y alimentos de consistencia variable. 

¿Cuáles son los factores etiológicos más frecuentes de la disfagia?

La disfagia puede tener diferentes etiologías, sin embargo, las principales son: a) neurofuncionales como consecuencia de cualquier compromiso del SNC o SNP con impacto en la función de deglución (p. Ej., Accidente cerebrovascular, traumatismo craneoencefálico, polineuropatía, D. Parkinson, esclerosis lateral amiotrófica bulbar, demencia, etc. b) la mecánica al afectar directamente las estructuras y músculos orofaríngeos (p. ej., cáncer de laringe, cáncer de orofaringe, parálisis de las cuerdas vocales, xerostomía, etc.).

¿Se encarga el logopeda de diagnosticarlo? ¿Y cómo se establece ese diagnóstico? 

Sí, el logopeda es el profesional con un conocimiento profundo sobre la biomecánica de la deglución, por lo que establece el diagnóstico a través de una evaluación clínica detallada y, cuando es necesario, complementado con una evaluación instrumental de la deglución.

En el caso de la rehabilitación del paciente con disfagia, ¿cuál sería la labor del logopeda?

El logopeda tiene conocimientos clínicos y científicos sobre la rehabilitación de la función motora y sensorial al tragar. La rehabilitación implica un conjunto de ejercicios, maniobras y técnicas manuales e instrumentales para adaptarse a la función. El logopeda durante el proceso de rehabilitación debe ajustar la consistencia de los alimentos para garantizar una deglución segura y efectiva, por lo que es importante trabajar junto con el nutricionista para evitar la desnutrición en la persona con disfagia. Cuando se deteriora la ingestión de líquidos, puede ser necesario aumentar su viscosidad mediante el uso de un espesante alimentario. El logopeda debe determinar la viscosidad adecuada para cada persona con disfagia e indicar el espesante de alimentos que se utilizará para garantizar el suministro de agua diario necesario de manera segura.

¿Tenemos datos relativos a la prevalencia de la disfagia? 

En España existen algunos datos sobre la prevalencia de disfagia, pero se necesita más trabajo para expandir los datos obtenidos y ser una referencia a la realidad existente. Esto requerirá la capacitación de varios profesionales de la salud sobre lo que es la disfagia orofaríngea y la implementación de herramientas de detección validadas para la identificación adecuada de las personas con disfagia.

El tratamiento de la disfagia, ¿varía de acuerdo con el tipo de paciente que tratemos? Es decir, ¿se trata de la misma forma a un paciente que ha sufrido un ictus que a un anciano que tiene dificultades para deglutir? 

El tratamiento de la disfagia y su pronóstico varía según la etiología, sin embargo, cada plan de rehabilitación es individual con un enfoque específico para los cambios en la deglución motora y sensorial identificados durante la evaluación clínica y / o instrumental detallada.

¿Qué se puede hacer si no fuera posible tratarla? 

Si no es posible rehabilitar, como es el caso de las enfermedades degenerativas, después de la evaluación, la dieta de la persona con disfagia en términos de viscosidad y consistencia debe ser adecuada para garantizar la seguridad y la eficacia de la deglución. En algunas situaciones, se puede recomendar una ruta alternativa de alimentación (por ejemplo, SNG, PEG) que puede ser total o parcial.

¿Hasta qué punto se puede complicar una disfagia? ¿Cuáles serían las consecuencias de una complicación?

La disfagia orofaríngea puede tener consecuencias con desnutrición, deshidratación, infecciones respiratorias, neumonía por aspiración y, en casos más graves, puede causar la muerte.

Han salido recientemente estudios que aseguran que existen derivados de la guindilla, la pimienta y la menta que estimulan la vía sensorial en la boca y son útiles en el tratamiento de la disfagia. ¿Cuál es su opinión acerca de esta creencia?

Se ha demostrado y está bien documentado que el estímulo gustativo con paladares intensos ayuda a la recuperación de la función motora y sensorial al tragar, sin embargo, debe usarse después de la evaluación y determinar si su uso será beneficioso para cada caso de acuerdo con su especificidad.

Respecto a los espesantes de líquidos para pacientes con dificultades en la deglución, se está hablando últimamente de espesantes de segunda generación, ¿en qué consisten?

Más recientemente, se han desarrollado y comercializado espesantes líquidos a base de goma xantana. Tienen un sabor y una apariencia más agradables, no se degradan con la amilasa salival y después de la preparación a una viscosidad específica se mantienen con el tiempo. Estos factores son importantes para garantizar la seguridad y la eficacia al tragar líquidos.

Pongámonos ahora reivindicativos: una de las peticiones de este Colegio ha sido históricamente, -y sigue siéndolo-, que, a pesar de que, aproximadamente, el 40% de sus usuarios puede sufrir eventualmente disfagia, no existe en los centros residenciales la figura de los logopedas como profesionales sanitarios que detecten, evalúen, prevengan y rehabiliten este trastorno. ¿Qué opinan al respecto? 

Considero que la presencia del logopeda en instituciones de salud y residencias para adultos mayores es fundamental para prevenir la identificación y el diagnóstico de los trastornos de la deglución y prevenir las complicaciones asociadas. El trabajo del logopeda también integra la conciencia y la capacitación de otros profesionales de la salud sobre los trastornos de la deglución, cómo identificarlos y adónde encaminarlos. Es importante construir esta realidad para que en el futuro haya un mayor conocimiento y conciencia sobre la disfagia orofaríngea para garantizar una mejor atención a la persona con disfagia, una mayor calidad de vida y menores costos inherentes.

Adriano Rockland es fonoaudiólogo y ostenta un Grado Académico Universitario en Logopedia por la Universidad de Algarve, Portugal, además de un posgrado en Gerontología. Es, asimismo, director del Instituto IEPAP (Ensino Profissional Avançado e Pós-graduado) y coordina programas de posgrado en Logopedia.

Susana Mestre ostenta un Grado en Logopedia, postgrados en Intervención Terapéutica en Disfagia Orofaríngea y Terapéutica en Intervención Motora Oral y Facial, un ster en Neuropsicología y Neurociencias Cognitivas y es logopeda en el Hospital de Faro además de profesora de Postgrado en IEPAP. 

 




Comentarios (0)

Para dejar un comentario debe estar registrado como colegiado
C/ Cortina del Muelle nº3 8º A - C.P.: 29015 Málaga - Tel. 952 303 887
E-mail: info@coloan.org
Diseño y Programación web:
ViaFisio, S.L. - www.viafisio.com
Política de cookies
Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y visualización, así como la recogida de estadística sobre sus hábitos de navegación para mejorar su experiencia, mostrándole publicidad y contenidos de su interés. Si sigue navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información en Política de Cookies